Personas

Gracias a Dios, todavía sigo vivo, dice pescador desde Providencia – Cali – Colombia



Desde la madrugada del sábado 14 de noviembre no se conocían noticias sobre la suerte de Fausto Newall Watson, un pescador que ha vivido con su esposa Claudia Quintero y su hija de 9 años frente a la playa en Providencia,

El huracán Iota trajo la mayor tragedia en la historia de San Andrés Islas y en Providencia causó la destrucción del 98 por ciento en la infraestructura.

Newall alcanzó a informar en la madrugada del sábado que la situación estaba muy dura por la fuerza del vendaval. El mensaje lo envió a su familia por WhastApp.

Desde Cali, la comunicadora Johana Quintero, hermana de Claudia y corresponsal de Blu Radio, empezó a pedir ayuda para la búsqueda de su cuñado, Fausto Newall Watson, quien no figuraba en los censos de las autoridades y solo se decía que había salido por una lancha en el sector de Agua Dulce, donde está la vivienda.

( Le puede interesar: 3 personas quemadas por descarga de energía durante aguacero en Cali )

“Muchas gracias familia Quintero. Gracias cuñada, suegro, todos los que están pendientes de mi”, dijo el pescador.

Un colega de Johana empezó la búsqueda apenas permitieron la llegada a la isla de Providencia. Primero encontró a Leodán Newall, hermano de Fausto, cerca de la vivienda destruida, y quien le contó que están bien, sanos y salvos.

La búsqueda siguió hasta localizar a Fausto Newall, quien estaba en el interior de un camión. Estaba molesto porque en redes se había hablado de su muerte. “Es una noticia falsa y es injusta, pero gracias a Dios todavía estoy vivo”.

Agregó un “gracias a Dios, todavía sigo vivo”, repitió”, repitió Newall en un mensaje enviado a sus familiares.

El viernes se había declarado la alerta máxima por la llegada del huracán que alcanzó la categoría 5 con vientos cercanos a los 260 kilómetros por hora.

La esposa e hija de Newall habían viajado de Providenciaa  San Andrés antes de la llegada del huracán y están bien de salud, pero con el peso de la destrucción de la casa.

Las cosas buenas hay que exaltarlas y esta vez es para darle gracias a @robertoortizu por ayudar en la difícil situación que vive nuestra compañera @JQuintero2016 quien viajará a San Andrés a buscar noticias de su cuñado desaparecido.
Esperamos prontas noticias de Fausto.

— Mario Baos (@MarioxBaos) November 19, 2020

El huracán dejó dos personas muertas, una desaparecida y seis lesionadas, además de daños materiales severos en Providencia.

Los esposos Newall Quintero estaban organizando la vivienda para atender el turismo, pero empezó la alarma por la tormenta solos unos días antes de la llegada del huracán. La casa quedó desbaratada como la de numerosos pobladores de Providencia.

“Gracias, no sé cómo agradecer, se acabó esta angustia, esta incertidumbre, se acabó este dolor, se acabó esta pesadilla”, dijo Johana. La familia está a salvo, aunque sin un sitio donde vivir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *