Personas

Marcha de partido Farc hacia Bogotá: acto de perdón en Meta – Otras Ciudades – Colombia



Clavando una bandera blanca en el piso y pidiendo perdón por los secuestros masivos que causaron dolor a los residentes y usuarios de la vía al Llano, las Farc hicieron este jueves un acto simbólico de arrepentimiento en desarrollo de su marcha de peregrinación a Bogotá.

La bandera la sembraron en Pipiral, un caserío a 15 kilómetros de Villavicencio, que fue testigo de los fieros combates que libraron las Farc y el Ejército y que quedaron grabados en las mentes de los residentes de este lugar.

(Le puede interesar: ‘Tuve temor por mi vida’: gobernador del Huila)

Alguien recordó que en la época más violenta, los noticieros de televisión captaron las imágenes de ciudadanos y periodistas arrastrándose sobre las zanjas de la vía para protegerse de las balas y las granadas que explotaban en forma insistente.

También recordaron aquel 24 de marzo de 1998, cuando guerrilleros del frente 53 de las Farc, comandados por Romaña, se apostaron en Monterredondo y secuestraron más de 24 ciudadanos, incluidos seis extranjeros.

Pero este jueves la historia es otra, cerca de veinte excombatientes procedentes de las zonas de concentración de Uribe, Mesetas, Vista Hermosa (Meta) y San José del Guaviare con banderas blancas, en lugar de fusiles, pidieron perdón.

(Lea también: Toque de queda total en Antioquia para este fin de semana de Halloween)

La vocería la llevó Pastor Alape, delegado al Consejo Nacional de Reincorporación por el partido Farc quien expresó “a los habitantes de la vereda Pipiral les agradecemos inmensamente por abrir las puertas de la vereda para desde aquí realizar este acto simbólico en este desandar los pasos de la guerra, los pasos del sufrimiento que también causaron nuestras acciones”.

Y agregó “nuestro más sentido reconocimiento a sus generosos corazones por permitirnos plantar esta bandera blanca en su territorio. A ustedes que fueron tan afectados por los violentos estruendos de la guerra les pedimos, con humildad, que nos perdonen por los miedos, las angustias, los dolores, las pérdidas humanas y materiales que les causamos al reducir su territorio a un campo de batalla militar”.

La marcha de peregrinación de los firmantes del Acuerdo de Paz comenzó el pasado miércoles 21 de octubre en Mesetas (Meta), luego de las exequias de Juan de Jesús Monroy, más conocido como Albeiro Suárez, líder del punto de convivencia La Pista, en Uribe (Meta), asesinado en Uribe (Meta) con la que las buscan que se acaben los asesinatos y se respeten los puntos acordados en La Habana.

(Además: ‘Te mato, te mato’, el audio que delató al asesino de caleña en Israel)

Tras el acto simbólico en Pipiral, los firmantes del acuerdo de paz regresaron a Villavicencio donde se encuentran desde el pasado viernes y este sábado 31 de octubre retomarán rumbo a Bogotá para encontrarse con otros excombatientes de otras partes del país para hacer un acto en la plaza de Bolívar.

VILLAVICENCIO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *