Personas

A prisión joven que lloró la muerte de su pareja y luego confesó que él la asesinó – Otras Ciudades – Colombia



Un juez de Villavicencio envío a prisión a Carlos Andrés Sandoval Villamizar, el joven universitario que lloró la muerte de su es novia Natalia Fernández Montoya y luego confesó que él la había asesinado.

(En contexto: Novio lloró la muerte de su pareja y luego confesó que él la asesinó)

La revelación de Carlos Andrés, de 23 años, en el sentido de que la había golpeado intencionalmente por celos, así como el dictamen de Medicina Legal permitieron formularle cargos por el feminicidio de la estudiante de la Universidad de los Llanos.

Las versiones conocidas inicialmente apuntan a que los dos estudiantes discutieron el lunes en la noche y el joven la atacó brutalmente en medio de la discusión, causándole la muerte en una de las habitaciones del segundo piso de la casa de Natalia, ubicada en el barrio la Primavera de Villavicencio.

Investigadores de la Brigada de homicidios de la Fiscalía que arribaron al lugar de los hechos junto con la Unidad de levantamientos de la entidad encontraron al exnovio, quien luego de un interrogatorio confesó ser el agresor.

(Lea también: Mujer atacada por su pareja con un hacha en Bogotá lucha por su vida)

En principio, Carlos Andrés quedó en libertad, pero luego de que las autoridades recibieron el informe de Medicina Legal fue capturado en Monterrey (Casanare) por la Policía, trasladado a Villavicencio y presentado ante el Juzgado Promiscuo Municipal de San Juanito para su judicialización.

El informe de Medicina Legal determinó que la estudiante murió al recibir golpes en la cara, el tórax y las extremidades, así como asfixia mecánica por estrangulamiento.

(Además: Hombre que asesinó a sus hijos en Zipaquirá envió fotos de sus cuerpos)

La Fiscalía imputó cargos contra el detenido por el delito de feminicidio agravado, el cual no fue aceptado, pero quedó bajo medida de aseguramiento. De ser hallado culpable por los hechos imputados, Carlos Andrés podría recibir una pena de entre 41 y 50 años de prisión.

Carlos Andrés y Natalia estaban estudiando en la Universidad de los Llanos y estaban a punto de culminar sus carreras.

VILLAVICENCIO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *