Personas

Pistas sobre muerte de holandesa Durdana Bruijn en velero en Cartagena – Otras Ciudades – Colombia



La justicia de los Países Bajos está a punto de proferir una decisión sobre la muerte de la neerlandesa Durdana Bruijn, cuyo crimen ocurrió el 19 de septiembre del 2015 en cercanías a Isla Grande, en las Islas del Rosario de Cartagena.

El asesinato de Durdana estremeció a los Países Bajos y a Colombia. La primera versión del caso fue que unos supuestos piratas habían asaltado el lujoso velero Lazy Duck, en el cual viajaba la mujer con su esposo Peter Putker.

(Le recomendamos leer: Un yate, holandeses y piratas: protagonistas de crimen en Cartagena)

Peter Putker, veterinario de 65 años, y Durdana Bruijn, de 54 años y terapeuta de personas con dificultades para hablar, viajaban por el mundo en el velero y llegaron al país a comienzos de agosto del 2015, pasando por Santa Marta, Salento, Medellín y otras localidades turísticas de Colombia.

Peter Putker y Durdana Bruijn pasearon por Colombia durante varias semanas. Recorrieron, entre otros lugares, Salento, Quindío.

Según la versión de Putker, en la noche del sábado 19 de septiembre del 2015 estaban en una cena dentro del velero cuando irrumpieron seis hombres con sus rostros cubiertos para asaltarlos y llevarse las pertenencias que tenían.

En el testimonio que Putker ofreció a las autoridades colombianas, los piratas los golpearon causando la muerte de Durdana.

Medicina Legal estableció, en su momento, que la neerlandesa falleció por asfixia mecánica y no por los golpes que, según su esposo, le propinaron los asaltantes. En tanto, Putker terminó con algunas lesiones.

(Le puede interesar: La extraña fuga de un pedófilo canadiense condenado en Colombia)

En una audiencia realizada hace unos días en los Países Bajos, Putker insistió en su versión sobre los piratas que los asaltaron y cuyo ataque ocasionó la muerte de Durdana.

¿Por qué los piratas estrangularon a la mujer y dejaron vivir al hombre? ¿Cómo es posible que, a pesar de la buena investigación colombiana, no se hayan encontrado rastros concretos de terceros?

Sin embargo, el Ministerio Público de ese país consideró que Putker es sospechoso debido a que los únicos que estaban dentro del barco eran ellos dos y solo él pudo matarla, pese a que el señalado ofreció una alternativa sobre cómo aconteció el asesinato.

El fiscal del caso dijo que “simplemente presentar un escenario alternativo no ayuda al sospechoso a salir libre. El escenario deberá resistir la prueba de plausibilidad. Si su tribunal no considera lo suficientemente plausible que haya piratas a bordo, puede dejar de lado esa declaración”.

Agregó que en la escena del crimen, la cual fue estudiada por forenses colombianos y neerlandeses, hay elementos que no encajan en la historia de Putker.

(Le recomendamos leer: La misteriosa desaparición de madre e hija colombianas en Miami)

¿Pistas falsas?

Según el Ministerio Público, si bien hay elementos que aparentan que hubo un registro de manera brusca en el velero y que se desconectaron equipos de comunicación, estos hechos “el mismo Putker los podía haber creado”.

De hecho, el fiscal del caso añadió que los gabinetes abiertos sugieren que había ocurrido una búsqueda, pero si se tratara de que, en efecto, ocurrió un asalto, los piratas no se llevaron dentro del botín un bolso de mano con 1.600 dólares y 1.380 euros (unos 12 millones de pesos aproximadamente), equipos de buceo, teléfonos móviles y un computador portátil.

La pareja había iniciado un viaje por el mundo en el 2012 en el barco Lazy Duck.

Foto:

Las dudas del Ministerio Público, las cuales fueron expuestas en la audiencia, también destacan que no se halló evidencia forense de la presencia de piratas; es decir, ni huellas dactilares ni ADN de terceros dentro del barco.

Además, se preguntan cómo pudieron ingresar los ladrones a bordo del Lazy Duck cuando el velero estaba ubicado en una zona cercana a un hotel y en una bahía bastante transitada, como es Isla Grande.

“¿Por qué los piratas estrangularon a la mujer y dejaron vivir al hombre? ¿Cómo es posible que, a pesar de la buena investigación colombiana, no se hayan encontrado rastros concretos de terceros? ¿Por qué el sospechoso solo pidió ayuda una hora después del robo, cuando había un equipo útil en funcionamiento para emergencias? ¿Por qué no había nudos en las cuerdas y cables que ataran a la víctima y al sospechoso?”, agregó el Ministerio Público a las dudas sobre la versión de Putker.

(Le puede interesar: Un año de la misteriosa muerte de Jacobo Montoya en Alemania)

El Ministerio Público añadió que se tiene evidencia de que Putker intentó también borrar los rastros del crimen.

En el velero se hallaron toallas con sangre y en la camisa polo del sospechoso también se encontraron rastros de sangre de la víctima.

En realidad, está lleno de elementos inexplicables e inverosímiles de considerable
peso

“¿Es una historia plausible? ¿Una alternativa que se ha vuelto lo suficientemente plausible como para salir gratis? No, simplemente no lo es. En realidad, está lleno de elementos inexplicables e inverosímiles de considerable peso”, señaló el fiscal del caso.

Las autoridades de los Países Bajos señalan que se cree que Putker sostuvo una pelea con Durdana, por la cual terminó estrangulándola e inventó un escenario falso, con los piratas abordo, para librarse de las responsabilidades.

No descartan que el hombre se hubiese arrepentido de lo que hizo en ese momento e intentó socorrerla.

De esta manera, el Ministerio Público pidió que Putker sea condenado por homicidio involuntario, una pena que le daría ocho años de prisión. El desenlace de este crimen se conocería en las próximas semanas tras una nueva audiencia en los Países Bajos.

CRISTIAN ÁVILA JIMÉNEZ
Redactor de NACIÓN
EL TIEMPO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *