Personas

Castillo de San Felipe en Cartagena: pelea por recursos que deja – Otras Ciudades – Colombia



Los millonarios recursos que producen las fortificaciones de Cartagena tienen enfrentadas a las principales entidades responsables de este patrimonio de la humanidad: el Ministerio de Cultura y la Escuela Taller Cartagena, una entidad adscrita a la alcaldía de esta capital.

Alexa Cuesta, saliente directora de la Escuela Taller Cartagena de Indias, la cual administra las fortificaciones en comodato, manifestó que el Ministerio de Cultura, cartera a cargo de manejar los dividendos que deja esta arquitectura histórica, no está obrando de la forma adecuada con los recursos de hasta 16.000 millones de pesos al año.

(Le recomendamos leer: En Cartagena las playas aún no están autorizadas para bañistas)

Solo el castillo de San Felipe de Barajas recibe, en un año normal, 650.000 turistas, que dejan 11.700 millones de pesos. A estos ingresos se suman los alquileres de baluartes usados por bares al aire libre. Este es el caso del Café del Mar, que paga 10 millones de pesos mensuales en el baluarte de Santo Domingo. También ingresan recursos por eventos privados, como bodas y fiestas que usan el corralito de piedra como telón de fondo.

Los baluartes en las murallas de Cartagena son alquilados por bares al aire libre y para eventos sociales.

Foto:

John Montaño / EL TIEMPO

Aunque estos recursos los administra Mincultura, es la Escuela Taller la que vela por el mantenimiento y conservación de este patrimonio. “Enfrentamos una asfixia presupuestal, incluso desde antes de la pandemia. Son muchos meses sin recibir un solo peso, mientras los recursos no fueron bien manejados durante el 2019”, señaló Cuesta, quien acaba de dejar su cargo.

(En otras noticias: Raimundo Angulo suma 48 días hospitalizado y se recupera de covid- 19)

Las críticas de Cuesta contra el papel del Mincultura se derivan en que la Escuela Taller pasaría por momentos aciagos. De hecho, algunos docentes de la entidad, quienes enseñan a jóvenes cartageneros oficios tradicionales como carpintería, cocina y recuperación del patrimonio, han protestado debido a que no han recibido pagos en los últimos meses.

Los reclamos de Cuesta vienen desde antes de su salida de la entidad, pues pedía más recursos y autonomía en las decisiones sobre las fortificaciones.

Por su parte, Alberto Escovar, director de la división de patrimonio del Ministerio de Cultura, manifestó que “todo el dinero que se genera por la taquilla del castillo de San Felipe y los alquileres de las fortificaciones se reinvierten en su cuidado y mantenimiento”.

Los recursos, según Mincultura, se han priorizado para la contratación de jóvenes aprendices egresados de la misma Escuela Taller quienes realizan el mantenimiento del cordón amurallado. Agregó que, de ninguna manera, “están para financiar la nómina de la Escuela Taller, que es una institución pública que depende del Distrito de Cartagena”. Según el funcionario, ni un solo peso que generan las fortificaciones y el castillo sale de la ciudad. “Todo se reinvierte en este patrimonio de la nación”, dijo.

El Reducto: fortificación frente al barrio Getsemaní.

Foto:

John Montaño/ EL TIEMPO

Según Mincultura, este año se apoyó a la Escuela Taller con 430 millones de pesos para cursos de formación, los cuales han sido virtuales.

Por su parte, William Dau, alcalde de Cartagena, dijo que Cuesta no renunció, sino que él mismo fue quien pidió su renuncia “porque cada vez se estaba tomando mayores libertades que no le correspondían”, teniendo en cuenta que en las decisiones sobre la inversión de los recursos no interviene el director de la Escuela Taller.

(Le puede interesar: Una bacteria se está devorando las murallas de Cartagena)

El mandatario agregó que Cuesta tomó decisiones de manera unilateral y ejecutaba el presupuesto a su parecer.

Según Escovar, estas denuncias parten de que, “lamentablemente”, el cargo de director se volvió de interés político. “Entre 2015 y 2020 ha tenido cinco directores diferentes, ahora con Cuesta se suman seis. En promedio no han alcanzado a estar ni un año”, añadió.

Sin embargo, Cuesta respondió que si hay entidades que politizan las murallas y sus recursos son el Ministerio de Cultura y la alcaldía de Cartagena.

La discusión que se viene dando también derivó en que el Ministerio de Cultura lanzara la propuesta de trasladar el comodato a la recién creada Escuela Taller Naranja. La única diferencia sería que su representante legal dependería de las decisiones de una junta.

(Siga leyendo: Así fue la reactivación de los vuelos internacionales desde Cartagena)

De momento, el Ministerio de Cultura y la alcaldía buscan nombrar un gerente para las fortificaciones que no sea el mismo director de la Escuela Taller. También plantean crear una fiducia para administrar el dinero que ingresa por los monumentos, para que este no se mezcle con los gastos de la polémica entidad.

JOHN MONTAÑO
Corresponsal de EL TIEMPO
CARTAGENA

Más noticias de Bolívar y Cartagena

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *