Personas

Entrevista con la mujer trans Matilda González Gil, secretaria de la Mujer de Manizales – Otras Ciudades – Colombia



El nombramiento de Matilda González Gil como secretaria de la Mujer y Equidad de Género ha despertado amores y odios. Derechos de petición para que se revoque su nombramiento, firmas virtuales para que se quede, comentarios positivos y negativos de todos los tonos son el común denominador de las redes sociales cuando de hablar de ella se trata.

La joven manizaleña de 30 años, quien recientemente asumió su cargo habló con EL TIEMPO sobre sus retos, sus aspiraciones y cómo espera demostrar que no depende del género, sino del trabajo, quien merece o no ocupar un cargo público.

¿Cómo se describe Matilda?

Soy una persona muy apasionada, muy disciplinada. Los últimos años han sido de reencontrarme conmigo misma. Tuve un momento en el que dije: voy a hacer únicamente cosas que yo sienta que tienen sentido en mi vida, que me apasionen y durante dos años estuve haciendo eso; renuncié a salarios altos ya que consideraba que había otros espacios en los que quería estar y que quería trabajar desde otros lugares.

Me considero una persona ñoña, también me muevo mucho desde el corazón y la intuición, no soy compatible con lugares en donde no puedo ser apasionada y creo que eso también me llevó a terminar en un cargo político como este.

¿Cómo ha sido su carrera para llegar hasta acá?

Yo me gradué del colegio granadino aquí en Manizales, en el 2008, me fui a estudiar a Bogotá, soy abogada egresada de la Universidad de los Andes, ahí trabaje con temas de discapacidad el último año, también trabajé en Colombia Diversa. Hice una maestría en derecho internacional en American University, en Washington (EE. UU.). Trabajé un año en la comisión interamericana de DDHH como becaria de la relatoría de personas Lgbti. Volví a Colombia, trabajé otro tiempo con Colombia diversa, ICBF y con la Red Comunitaria Trans.

Cuando surge esta oportunidad entro a un proceso de selección y creo que el universo se va arreglando y coordinando, y finalmente llegué acá, porque nunca le di un apoyo formal a la campaña de Carlos Mario (Alcalde de Manizales), hubo un proceso de selección con varias hojas de vida, entrevistas, pruebas psicotécnicas y, finalmente, quedé.

La secretaria resalta que desde la Administración quiere una Manizales con mujeres y hombres libres y felices.

¿Qué opinión tiene de las personas que refieren que quizás no tiene el perfil profesional para el cargo?

Cuando recibí la llamada a la convocatoria, después de la entrevista y de que era un hecho el nombramiento, sentí que siempre me había preparado para este momento. Toda la discusión que hay sobre mujeres y el hecho de que muchas veces nosotras estamos mejor calificadas, pero creemos que no somos lo suficientemente capaces y no aplicamos a algunos trabajos, me reafirmó que este cargo es un reconocimiento por mis estudios y mi trabajo. En ese momento me dije: no tengo por qué sentirme insegura para asumir esto, estoy lo suficientemente preparada. Y, la verdad, no creo que a los hombres los cuestionen de esta manera acerca de sus capacidades.

Nunca le di un apoyo formal a la campaña del Alcalde, hubo un proceso de selección y quedé

¿Sintió algún temor de regresar a Manizales?

Sí, yo me fui en el 2008 y empecé a descubrir quién era en Bogotá y yo dije: “por allá no vuelvo”, para mí Manizales fue una experiencia muy traumática en muchas cosas, sin embargo la vida me puso a enfrentarme a ello, esta vez con otras herramientas para hacerlo.

También hay que agregar que me siento súper agradecida y conmovida por el apoyo que he recibido de parte de mucha gente de Manizales y a nivel nacional, eso también cambió mi visión, porque estaba un poco más prevenida a cerca de lo que iba a pasar. El hecho de que una persona sea escogida por sus capacidades técnicas en una alcaldía, no creo que sea la tradición de Manizales, entonces me siento parte de otra ciudad, una que es reflejo de un despertar regional y nacional.

¿Ha sentido esa apertura pese a las situaciones que se han presentado en los últimos días?

Más allá de lo que la gente crea o piense, yo lo que siento es que la gente está disponible y dispuesta a escuchar y a aprender. Si uno se pone a ver la noticia se vuelve viral es por el apoyo, entonces eso también me llamó mucho la atención, yo me esperaba lo contrario, pensé que iba a haber una respuesta más negativa en mi contra.

¿Qué piensa sobre lo que dicen sus detractores?

Hay todo tipo de opiniones que son respetables, creo que desde un cargo del Gobierno es nuestra obligación defender la libertad de expresión de todos los ciudadanos, particularmente aquellos que están en contra o nos están criticando.

González Gil es abogada de la Universidad de Los Andes y magister en derecho internacional de la American University, en Washington.

¿Qué opinión le merece el debate público que ha generado su nombramiento?

Es bienvenido el debate democrático, me parece que es muy bueno que haya gente que esté discutiendo, que esté en desacuerdo y que ahora no se use la violencia y las armas, sino las redes sociales y las plataformas para firmas.

¿Qué tal estos primeros días al frente de cargo?

Ha estado chévere, al principio es como que te subes a un potro y dices ¿esto cómo se amansa?, pero he contado con un equipo que me ha brindado apoyo, ya cada vez tengo más clara la visión. Ahora estamos trabajando en lo que le vamos a presentar al Alcalde esta semana, en cuál será el plan de acción, en qué se va a usar el presupuesto y demás. Lo que sí puedo decir es que queremos una Manizales con mujeres y hombres libres y felices.

El hecho de que una persona sea escogida por sus capacidades técnicas en una alcaldía, no creo que sea tradición de Manizales

¿Cuáles son los retos que ha encontrado hasta el momento?

Hay unas cifras muy preocupantes de violencia contra la mujer, de violencia sexual contra niñas, entonces hay que fortalecer la respuesta a eso. Estamos convencidos, y es el estilo del Alcalde, que hace falta más pedagogía. En ese sentido, queremos tener una conversación con los hombres, porque hay mucho trabajo que se ha realizado con mujeres -que es importante y hace falta mucho más- pero no estamos haciendo nada si no trabajamos en cambiar las conductas de la sociedad y la forma en la que nos estamos relacionando hombres y mujeres.

En Manizales también es importante el tema del suicidio, desde la Secretaría queremos empezar esa conversación de preguntarnos cuáles serían las causas y la relación entre la salud mental y los temas de género y violencia. Además, por supuesto, crear un plan sostenible para la inclusión de mujeres y personas Lgbt.

Algunas de las personas que piden su renuncia hablan de que expresa constantemente apoyo a las trabajadoras sexuales. ¿Cuál es su visión al respecto?

La postura no es solo mía sino de la alcaldía, es que queremos gobernar para los grupos que históricamente no han sido escuchados, y eso lleva a pensar quiénes son. Sí, están las trabajadoras sexuales, pero también las mujeres que están en la cárcel y otros grupos poblacionales, entonces creo que hay un debate muy importante que es mucho más amplio que el trabajo sexual.

Matilda González Gil fue nombrada como secretaria de la Mujer y la Equidad de Género de Manizales por el alcalde electo, Carlos Mario Marín.

Foto:

Prensa de Carlos Mario Marín

¿Qué pueden esperar los manizaleños de Matilda?

Pueden esperar muchas acciones basadas en evidencia científica, mucha investigación y acción participativa, comprendiendo que el Estado es un actor más que necesita de otros grupos para apoyar procesos que cambien la cultura y a la sociedad. Pueden esperar a una aliada que tomará decisiones con base en información, pero también con mucho corazón.

El entorno nacional también es complejo para las personas transexuales. ¿Usted trabajará por esos temas desde su activismo?

Ahora como funcionaria púbica tengo muchos retos, entonces espero que sea mi trabajo el que hable y motive. Pero la Secretaría tiene a su cargo la Política Pública de la Mujer y de la comunidad Lgbt y será desde allí de donde se proyecte lo demás.

Lo que sí puedo decir es que ser la cara visible de muchas personas implica cosas como un trabajo no remunerado, por ejemplo, yo ahora simplemente estoy trabajando en un cargo y no veo a ningún otro Secretario defendiendo su nombramiento por su identidad. Además, yo tengo que mostrar más resultados porque estoy más en vigilancia y es lo que vine a hacer.

Pueden esperar a una aliada que tomará decisiones con base en información, pero también con mucho corazón

¿Espera que la respuesta de la comunidad sea que se acabe el debate sobre su aptitud para el cargo?

No creo que ese sea el objetivo, yo creo que es que se sigan dando herramientas a lado y lado, sería muy triste perder la oportunidad histórica de tener esta conversación tan importante. Creo que esta es una posibilidad gigante para repensar cuál va a ser el consenso y el pacto que vamos a tener con quienes son y piensan diferente y cómo vamos a discutir estos temas sin llegar al irrespeto o la violencia.

Hay muchas expectativas y obviamente la discusión pone mucha presión y da un poco de nervios, pero -al mismo tiempo- confío en mis capacidades y en que desde mi cargo, esta administración y la comunidad estaremos caminando a la transformación social y cultural.

¿Asumir esta secretaría es un reto para Matilda?

Sí, por supuesto que lo es. Por un lado, hay muchos prejuicios a cerca de lo público, tema en el que estaba yo incluida, entonces hay muchos nervios en el cómo se hace. También mi propia condición y lo que ha implicado, pero la votación histórica de Manizales por el candidato joven y de oposición ha demostrado que se quiere un cambio y eso va generando seguridad.

LAURA USMA CARDONA
Especial para EL TIEMPO
MANIZALES
En Twitter: @Laurau_c

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *