Personas

Otra mujer murió en Cali, tras intervención estética – Cali – Colombia



Una abogada, de 35 años, falleció, tras una liposucción (para eliminar grasas del cuerpo) en un establecimiento del barrio San Nicolás, en el centro de Cali. 

De acuerdo con las autoridades sanitarias que indagan lo ocurrido, la intervención se llevó a cabo el pasado lunes, 13 de enero en este local que funciona como un centro médico, donde la intervención costó unos 7 millones de pesos. 

La profesional era nacida en Tumaco (Nariño), pero vivía en Estados Unidos. Había llegado en diciembre para festejar con su familia. 

Pero tras el procedimiento estético, la abogada se sintió mal y tuvo dos paros cardiorrespiratorios. En el segundo no pudo ser reanimada, al parecer, en el mismo centro donde le realizaron la liposucción. La intervención se llevó a cabo a las 10:30 de la mañana de ese lunes y duró dos horas. Después la volvieron a llevar a intervención y dos horas después, a las 2 de la tarde les dijeron a los familiares que había fallecido. 

De acuerdo con la misma familia, el cuerpo está en el Instituto de Medicina Legal, en Cali, a la espera de conocer las causas del deceso. y por el cual, la familia de la abogada señaló que acudirá a la Fiscalía a instaurar la denuncia. 

Funcionarios de las secretarías de Salud de Cali y del Valle del Cauca, así como la Sociedad Colombiana de Cirugía Plástica Estética y Reconstructiva, la población sigue sin acatar recomendaciones por riesgos de intervenciones estéticas en lugares que no serían idóneos. También volvió el llamado por los riesgos de los ‘combos’, por varias intervenciones en un solo día. 

Historia de otras muertes, tras el deseo de mejorar estéticamente

Este caso recuerda otros ocurridos en el Valle del Cauca, como en agosto de 2019, cuando en una misma semana, tres mujeres murieron, luego de haberse sometido a cirugías estéticas en Cali. 

Uno de esos casos fue el de la ciudadana mexicana Aura Elizabeth Sosa, de 33 años, quien vivía en el barrio La Flora, en el norte de la capital del Valle del Cauca con su esposo y su hija, de 10 años; ambos, también mexicanos. En esa época, la paciente había sido atendida en el quirófano de una clínica estética que cuenta con permisos, según la Secretaría de Salud del municipio.

Esta ciudadana mexicana se sometió a una lipectomía o abdominoplastia, además de una liposucción para eliminar grasas del cuerpo y una gluteoplastia para aumentar el volumen en esta zona, empezó a sentirse mal. Tras ocho horas de intervenciones, que no son recomendables por ningún especialista autorizado e idóneo en la Sociedad Colombiana de Cirugía Plástica, Estética y Reconstructiva, la extranjera falleció en la madrugada del día siguiente. Tuvo problemas para respirar, luego tuvo taquicardia y entró en un primer paro cardiorespiratorio.  Pese a que los médicos lograron reanimarla, esta paciente entró en un segundo paro cardiorespiratorio y falleció.

El segundo caso en esa misma semana de agosto de 2019 fue  el de María Sandra Acevedo González, de 27 años, que llegó a a Cali, con el fin de reducir el tamaño de los senos por dolores de espalda que venía padeciendo. 

María Sandra Acevedo González, de 27 años, había llegado  a Cali en agosto de 2019, con el fin de reducir el tamaño de los senos por dolores de espalda que venía padeciendo

La tercera muerte en esa misma semana de agosto pasado fue la de Kati Viviana Castillo, quien llegó también a la ciudad, al parecer, proveniente del litoral de Nariño y fue intervenida en un hotel. Quería aumentar el tamaño de sus glúteos.

El 3 de marzo del 2017 murió Leydi Jhoanna Leyton, de 34 años, luego de realizarce un procedimiento estético en un sitio no determinado del barrio Unión de Vivienda Popular.

El 30 de marzo de 2017, Luz Mery Gómez Díaz, de 43 años, murió al serle inyectada una sustancia aceitosa para aumentar el tamaño de sus glúteos, al parecer, en una peluquería del barrio El Diamante, oriente de la ciudad.

El 4 de abril de ese 2017 falleció Elena Moreno, madre de una niña de 12 años, quien se practicó una cirugía en una abdominoplastia en una clinica del barrio el Trébol. MIentras que Jacqueline Bravo de 53 años, murió después de ser operada en una clínica de Tequendama.

El 4 de mayo, también del 2017, la estadounidense Cristine Ann Deras, de 28 años, murió cuando se sometió a una lipoescultura y reducción de busto en una clínica del sur de Cali, donde sufrió, al parecer, un trombo embolismo pulmonar

El 3 de agosto de 2017, la chilena Lorena Victoria Reyes murió, después de una lipoescultura en el sur de la ciudad.

El 17 de agosto de ese mismo año, Gloria Janeth Cuéllar, de 43 años, murió en un procedimiento en sus senos y glúteos, en una centro estético de Salomia.

CALI

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *