Personas

A 200.000 y a 500.000 pesos la reventa para final América y Junior – Cali – Colombia



El domingo, tras el juego de América en Barranquilla, se multiplicaron las filas. Algunos de los compradores llevaban abrigos, plásticos y cobijas para esperar.

Varios aseguraban que estaban desde el viernes en la espera. Pero ka mayoría se quedaron sin su entrada.

Desde el viernes, Jairo Martínez tenía visto su puesto en la fila en la caseta La María para comprar su boleta de la final entre América y Junior.

Solo así consiguió cuatro entradas cuando se abrieron las ventas el lunes para quienes no se habían abonado a los juegos de los ‘Diablos rojos’. Pero cientos de hinchas no alcanzaron boleta en La María ni en centros comerciales de la ciudad.

El ambiente se puso tenso cuando los hinchas recibieron la noticia casi a las 10:40 a.m. del lunes. “El América de Cali informa a su afición y a los medios de comunicación que la boletería para la final de este sábado 7 de diciembre ante Junior en el estadio Olímpico Pascual Guerrero está agotada en su totalidad”, comunicaron las directivas.

Venta de boletas para final América – Junior

La Policía llegó hasta los puntos en los que el ambiente se puso más caliente, ante los reclamos de compradores que no entendían cómo, en tan poco tiempo de abrir las ventas, ya no había ni una sola boleta.

Ante la situación, que hacía enojar a más de uno, desde el América se hizo un llamado: “Pedimos compresión a nuestra gran hinchada y agradecemos su apoyo”.

También se explicó que “en la mañana de hoy (lunes) colapsó la página web de Primera Fila porque habían más de 12.000 personas comprando boletas en línea”.

En redes sociales y calles se criticó el poco control a los llamados ‘revendedores’, que ofrecían boletas de Occidental y Oriental entre 300 y 500 mil pesos en Occidental. Y 200 mil en norte. “Una sola persona se llevó 7 millones de pesos en boletas”, decía un hincha.

Hoy no pocos madrugarían con la esperanza de conseguir el papel que les abra la puerta del estadio Pascual Guerrero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *