Personas

Así luce el Túnel de La Línea a pocos meses de su inauguración – Otras Ciudades – Colombia



Después de muchos tropiezos, el importante proyecto vial del Túnel de La Línea muestra, por fin, una luz en el camino. Expertos dicen que será un hecho para junio de 2020.

El túnel de la Línea es un proyecto que parece haberse convertido en un sueño inalcanzable para los habitantes de la región. Éste lleva alrededor de diez años desde que se dio inicio oficial a su construcción, y muchos más en el imaginario de la gente. Durante este tiempo, se han tenido que sortear diversos inconvenientes, que van desde presupuestos e incumplimientos en plazos, hasta las condiciones propias de la montaña.

Actualmente, la excavación del túnel principal (Túnel de La Línea) está terminada y presenta un avance del 95% en su componente de obra civil, además se trabaja en la terminación de los últimos 200 metros de revestimiento, los cuales corresponden a la estabilización de la falla principal del túnel (´La Soledad’), y en 900 metros de pavimento del túnel.

Por otro lado, se realiza la adecuación de las 17 galerías de escape que conectan el túnel principal con el túnel piloto que servirá como túnel de rescate, el cual ya se encuentra terminado.

Y es que este importante túnel, el cual tiene 8.65 kilómetros de longitud, es una parte –la más compleja- del megaproyecto vial denominado como ‘Cruce de la Cordillera Central’. Este está conformado por más de 60 obras, entre las que se cuentan 3 intercambiadores viales, 31 viaductos, la segunda calzada a cielo abierto y 25 túneles.

Además de esto, están los centros de control y peaje (Bermellón y Américas), la red de suministro de energía eléctrica desde Calarcá y Cajamarca, y todos los equipos electromecánicos, obras y edificaciones necesarias para el funcionamiento de la doble calzada de 30 kilómetros.

Esta es la zona por la que pasaría el túnel, donde se encuentra ubicada la transitada y difícil vía de La Línea:

Una vez que se culminen las obras civiles del túnel principal, se continuará con la instalación de los equipos electromecánicos. Se trata de los sistemas de energía, ventilación, iluminación, detección y extinción de incendios, telecomunicaciones y todos los Sistemas Inteligentes de Transporte (ITS), que garantizarán la operación segura del túnel.

Al respecto, Invías informó que ya se realizan algunas tareas relacionadas con esta fase.

“El mes pasado se dio inicio a las actividades que tienen que ver con la instalación de los equipos electromecánicos para la operación segura del túnel. Con esto esperamos que el Túnel de La Línea entre en servicio en junio de 2020”, señaló el Instituto.

Expertos informan que los trabajos se adelantan sin contratiempos, por lo que tienen confianza en las fechas que se han estipulado para la terminación de los mismos.

Foto:

Instituto Nacional de Vías (Invías)

También aseguran que la obra marcha de acuerdo con el cronograma establecido. Y en cuanto al proyecto en su totalidad -‘Cruce de la Cordillera Central’-, se espera que pueda entrar en funcionamiento para los usuarios en diciembre de 2020, con la terminación de las obras de la segunda calzada.

Sobre esto, el ingeniero Uriel Orjuela Ospina, presidente de la Veeduría Técnica y Especializada del Túnel de la Línea y ahora gerente de la RAP Eje Cafetero, asegura que el contrato del túnel principal marcha muy bien y que, por primera vez en toda la historia del contrato, el nivel de ejecución del mismo está por encima de la programación, por lo que podría terminar antes de lo previsto.

“Creo que van a terminar antes de lo programado. Es decir, la terminación de ese contrato está para el mes de febrero y de pronto lo tenemos antes. Esto significa que ya hay luz al final del túnel en cuanto a obra civil. Es un hecho: vamos a tener túnel principal”, concluye el ingeniero, quien agrega que no habrán retrasos y que para el mes de mayo debe estar terminado todo, tanto obras civiles como equipos electromecánicos.

Sin embargo, no se muestra tan optimista respecto al proyecto ‘Cruce de la Cordillera Central’ en su totalidad, debido a que los contratos empezaron hace poco y apenas se terminó la etapa de preobra.

“En lo que todavía no estoy muy seguro es si al 31 de diciembre del 2020 el proyecto esté funcionando totalmente, porque apenas están arrancando los contratistas y todavía no podemos evidenciar bien el rendimiento”, puntualiza el ingeniero, quien asegura que el cronograma es muy apretado pero que, a pesar de ello, tienen fe de que los tiempos se cumplan.

En lo que todavía no estoy muy seguro es si al 31 de diciembre del 2020 el proyecto esté funcionando totalmente

Acciones recientes

En diciembre de 2018, el Gobierno Nacional aseguró, a través de un Consejo de Política Fiscal (Confis), los recursos por $620.000 millones –monto necesario según estudios de la consultora Ingetec– para la culminación de las obras. Esto significa que hoy el proyecto se encuentra financiado y que los contratos están en ejecución, según información entregada por Invías.

Por otro lado, las obras de túneles cortos y viaductos fueron reanudadas hace alrededor de cuatro meses. Para esto se adjudicaron tres contratos cuyos objetivos han sido la culminación de 19 túneles, 18 puentes, 18 kilómetros de segunda calzada, atención de puntos críticos, y la construcción de dos puentes y un túnel nuevos.

Este es el viaducto ‘La Herradura’, ubicado en Calarcá, Quindío.

Foto:

Instituto Nacional de Vías (Invías)

En cuanto a las ocho fallas geológicas que atraviesan el túnel, el Invías informa que se logró la estabilización de los más de 3 kilómetros que suman éstas, en los cuales se incluye la más crítica: la falla ‘La Soledad’. Al respecto, el ingeniero Orjuela aclara que “la falla La Soledad queda totalmente superada en el mes de diciembre”.

Los consorcios encargados de las obras son cuatro: el Consorcio La Línea, conformado por Conconcreto y CSS constructores, para la terminación del túnel; el Consorcio Vía Américas, integrado por dos firmas del grupo OHL y ALCA ingeniería S.A.S., para el tramo Quindío en las obras de culminación de la segunda calzada; el Consorcio La Línea 042, integrado por dos firmas del grupo HIDALGO E HIDALGO, para el tramo Tolima 1, y la firma CONCAY S.A. para el tramo Tolima 2.

Además, está la Unión Temporal DYSICO-COMSA-GYC, integrada por dos firmas del grupo DYSICO, COMSA S.A. e Ingeniería y Telemática GYC S.A. para la contratación de los equipos electromecánicos.

El saldo que deja la inversión del proyecto ‘Cruce de la Cordillera Central’ en su totalidad asciende a los $2.8 billones.

Tropiezos y desafíos

Uno de los grandes retos de esta gran obra es que en el túnel principal (el de La Línea) se encontraron ocho fallas geológicas (más de 3 kilómetros). Dentro de éstas, la más crítica -la falla ‘La Soledad’-, agudizó la complejidad del proyecto, incluso a nivel mundial.

“Esta falla geológica superó todos los umbrales y tolerancias técnicas establecidas, lo que hace esta zona una de las más complejas de las obras subterráneas documentadas a nivel mundial. Esto ha requerido que se haya contado con la más especializada y reconocida ingeniería para atender el riesgo geológico”, asegura Invías.

Por otro lado, estas obras se encontraban desfinanciadas hasta agosto del año pasado y, además, las de los túneles cortos y viaductos estuvieron paralizadas por más de dos años.

Cabe recordar que el contratista anterior dejó las obras sin terminar en 2016 después de que el Invías le negara una nueva prórroga. A esto se le sumaron problemas de calidad encontrados en las obras ya ejecutadas, por lo que era necesario hacer reparaciones y reconstrucciones de las mismas.

Después de muchos años, los avances que el Túnel de La Línea muestra, brindan un aire de optimismo para quienes han esperado su culminación.

Foto:

Instituto Nacional de Vías (Invías)

Esta importante obra hace parte del megaproyecto ‘Cruce de la Cordillera Central’, el cual tiene más de 60 obras entre las que se cuentan túneles, puentes y viaductos, entre otras.

Foto:

Instituto Nacional de Vías (Invías)

La excavación de este túnel principal ya está terminada y, ahora, se trabaja en los últimos 200 metros de revestimiento y en 900 metros de pavimento.

Foto:

Instituto Nacional de Vías (Invías)

La Herradura es uno de los 31 viaductos que integran el megaproyecto localizado entre Quindío y Tolima.

Foto:

Instituto Nacional de Vías (Invías)

Una vez se terminen los trabajos de obra civil, se procederá con la instalación de los equipos elctromecánicos. Para esto, el Invías ya adelanta algunas actividades.

Foto:

Instituto Nacional de Vías (Invías)

Este túnel principal presenta un 95% de avance de obra civil, por lo que se espera que los trabajos se terminen de acuerdo con el cronograma o, incluso, antes de lo previsto.

Foto:

Instituto Nacional de Vías (Invías)

Con este panorama, los expertos dicen que el Túnel de la Línea entraría en funcionamiento para los viajeros en junio de 2020.

Foto:

Instituto Nacional de Vías (Invías)

PAULA ANDREA GAVIRIA
Especial para EL TIEMPO
En Twitter: @Paula_Gaviria

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *