Personas

Mural de la Universidad del Valle en memoria de Cristina Taquinas, asesinada en Cauca – Cali – Colombia



“Si nos quedamos callados nos matan y si hablamos también. Entonces hablamos”, era una frase que mostraba la valentía y convicciones de la gobernadora indígena del resguardo Tacueyó, Cristina Taquinás Bautista, una de las cinco víctimas de un ataque de un grupo armado.  

“El sueño de unidad y la convicción por la paz que tenía Cristina seguirá vivo”, dice comunicado universitario en el que se critica la negliencia estatal y se advierte de una estrategia sistemática de los grupos armados en contra del movimiento y la organización social.

El rector de la Universidad del Valle, Edgar Varela, dice que lo ocurrido en el Cauca es una catástrofe humanitaria.

Colectivos de estudiantes de esa institución pidieron a las autoridades por su parte aclarar de dónde provienen estos violentos ataques que enlutan a las comunidades indígenas de esta región del país. 

Cristina Taquinas Bautista, a sus 42 años, era una líder en el resguardo de Tacueyó, en el municipio de Toribío, donde había llegado a ser gobernadora de su comunidad.

Tenía estudios de terapia ocupacional y recién se habría graduado en la carrera de Trabajo Social en la Universidad del Valle. “Estoy convencida de que somos más los que queremos la paz que los que quieren la guerra”, decía.

Creemos que estos hechos constituyen una clara violación a los Derechos Humanos y a la autonomía territorial de nuestros pueblos ancestrales

En un comunicado, las y los profesores de la Escuela de Trabajo Social y Desarrollo Humano de la Universidad del Valle y el personal administrativo, expresan “nuestra más profunda indignación y dolor por los hechos ocurridos el día 29 de octubre, en los que atacaron y asesinaron a la autoridad Ne’j Wesx de Tacueyó y a la Guardia Indígena en condiciones de indefensión mientras ejercían control territorial. Creemos que estos hechos constituyen una clara violación a los Derechos Humanos y a la autonomía territorial de nuestros pueblos ancestrales”.

Cristina Bautista, gobernadora indígena entre las víctimas fatales del ataque.

El Cabildo Indígena de Univalle realiaza desde el miércoles hasta este viernes la Minga Indígena políltico cultural ‘Memoria de Tulpas, Taitas y Kasrak’.

El rector de la Universidad del Valle, Edgar Varela, expresó su enérgico rechazo – tal como lo han hecho el Consejo Académico y otros estamentos de la institución- en protesta por el “vil homicidio de la gobernadora indígena”. 

Varela mostró su preocupación porque, después del atentado que cobró la vida de Taquinas, “han sucedido otros hechos lamentables; varios profesionales murieron violentamente y otros líderes indígenas han asesinados por estos grupos. Esta es una verdadera catástrofe humanitaria”.

La Asociación de Cabildos Indígenas de Toribío dice por su parte que Cristina advirtió sobre los peligros contra su gente.

Hermes Pete, consejero mayor del Consejo Regional Indígena del Cauca (Cric), afirmó  que Cristina Taquinas Bautista se ganó con trabajo y sentimiento el lugar de autoridad neehwe’sx. 

El mural, con el mensaje de ‘Cuando las pájaras levantan vuelo’, fue realizado por Nandy Mondragon, Angélica Marieth y Alejandro Cardona Mejía.

Mural de Univalle en memoria de Cristina Taquinás Bautista

Foto:

universidad del Valle

Nandy asumió la dirección del proceso de elaboración del mural, a un lado del acceso al área donde está la carrera de Trabajo Social en el campus de Meléndez, sur de Cali.

La Iglesia Pentecostal Unida de Colombia Bautista (Ipuc), de la que la líderesa era integrante, lamentó el crimen y extendió su condolencia a la familia.

“Uno de los principios como pueblos indígenas es la unidad. Tenemos un lema: ‘Tocan a uno, tocan a todos’. En este momento, en el municipio de Toribío somos 35.000, están los 102 pueblos indígenas que hacen parte del territorio nacional”, decía la gobernadora.

Ella murió al lado de José Gerardo Soto, Asdrúval Cayapú, Eliodoro Inscué y James Wilfredo Soto. cuando se realizaba un control en la vereda La Luz y fueron baleados por ocupantes de una camioneta, que habrían obrado así ante los requerimientos de la Guardia Indígena por llevar a una persona amarrada en el vehículo. Los indígenas hacían uso de un carro asignado por la Unidad Nacional de Protección (UNP).

El ataque fue atribuido por el Gobierno y Fuerzas Armadas al frente ‘Dagoberto Ramos’, disidencia de las Farc. Colectivos universitarios dicen que se debe investigar si es cierta esa información porque en la zona se mueven bandas como ‘Clan del Golfo’, ‘Pelusos’ y otros que se hacen pasar como ‘Cartel de Sinaloa’.

En el comunicado universitario se presenta “un llamado al Gobierno nacional, toda vez que los asesinatos a líderes y lideresas sociales han venido en aumento y reflejan una estrategia sistemática de los grupos armados en contra del movimiento y la organización social que busca la construcción de un país en paz”.

Los estudiantes también señalan que “resulta para nosotros(as) preocupante la evidente negligencia estatal y que la única alternativa que se plantee sea la militarización del territorio, poniendo en riesgo a la comunidad y que no se considere la voz de quienes lo habitan, lo cuidan, lo aman. (…) Sabemos que Cristina será sembrada como semilla de esperanza y se quedará con nosotros(as), su profundo sentido humano, su compromiso con sus raíces y su pueblo y el amor por Trabajo Social”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *